COMO AYUDAR A UN NIÑO A SUPERAR LA MUERTE DE SU MASCOTA

Rate this post

Si tenéis animales seguro que en muchas ocasiones habéis pensado en lo mal que lo pasaréis…ese terrible día llegará en algún momento y tiemblas de únicamente pensar, que algún día tu mascota ya no estará.

Nosotros tuvimos a nuestro primer perro al poco tiempo de casarnos, llegó a nuestras vidas para ponerlas patas arriba. Disfrutamos con nuestro pequeño y rechoncho cachorro boxer desde el minuto uno, a pesar de sus constantes travesuras, esas que a veces te hacía enfadar y que rápidamente se te pasaban, cuando te miraba con carita de no haber roto un plato nunca.

 

 

Se comió un jamón, me destrozó todos mis zapatos de tacón (incluyendo los de mi boda), se comió el sofá, los cojines, algunas paredes, destrozó el filo de casi todos los muebles, etc…. Pero sabéis algo, él nos recibía cada día al llegar del trabajo, se tumbaba a nuestro lado cuando estábamos malos, protegió a nuestros hijos hasta el último segundo y fue el primer compañero de juegos de mi niño, por eso y mucho más estaba tan consentido en casa por todos.

Doce años y medio de pura alegría nos ofreció nuestro pequeño gran Unno, así se llamaba nuestro chiquitín, mi ojitos almendrados. Se nos puso malito y por culpa de los medicamentos tan fuertes para tratar la artrosis, dejamos de disfrutar de su compañía.

 

 

Nosotros somos mayores y podemos llegar a entenderlo, pero los niños, ellos lo entienden pero no lo aceptan, ellos quieren que su perrito vuelva a casa y eso es lo único que les importa.

Nos pasamos la vida protegiendo a nuestros hijos de cualquier mal, pero ante este tipo de situaciones te sientes completamente desprotegido, ya que la muerte de su mascota es un dolor que no les puedes evitar.

Mi hijo tiene diez años y mi niña seis, así que os puedo decir que se han criado con su macota y necesitaría cien post para contaros todos y cada uno de los beneficios que aporta que un niño crezca amando, respetando, jugando y cuidando de una mascota.

Hace varias semanas que ya no está y aún guardan la esperanza de que su perrito vuelva a casa, porque no quieren que su Unno se vaya al cielo de los perritos. Para todos nosotros no es un animal, es un miembro más de la familia y además, es su amigo.

Si habéis pasado en algún momento de vuestra vida por esta terrible situación ya sabéis lo triste que es, pero lo es muchísimo más cuando hay niños en casa, ya que tu pena se ve aumentada de ver la pena de ellos. Sus lágrimas no las podemos evitar, pero sí que podemos ayudarles a hacerlo un poquito más llevadero.

No somos capaces de decirles de golpe que ya no volverán a ver a su perrito, a pesar de que he leído en muchas ocasiones que eso es prolongar el dolor y no es lo más recomendable. Pero, si lo vemos de otra manera y desde otro punto de vista, es una forma de que se vayan haciendo a la idea y parece que es menos doloroso.

Pero hay algo en lo que todos estaremos de acuerdo y es que debemos de explicarles las cosas en función de su edad y madurez.

¿Qué podemos hacer para que ayudar a nuestros hijos a superar la pérdida de una mascota?

  • Darles la noticia siempre en casa.
  • Evitar las mentiras que les crean falsas esperanzas, en plan se escapó y seguro que volverá pronto.
  • Responder a todas y cada una de las preguntas que nos hagas, aunque muchas veces resulte bastante doloroso.
  • “No sufrió”, yo creo que eso es algo fundamental. Saber que se fue feliz al cielo de los animalitos es importantísimo para que ellos se sientan mejor. Podemos decirles cosas como que no sufrió, que el veterinario hizo todo lo posible por curarle, que está feliz, tranquilo y por supuesto, que no sufre.
  • Hay muchos niños que piden despedirse de sus mascotas y supongo que es cuestión de valorar cada situación, yo prefiero que lo recuerden feliz, jugando y no se queden con esa última imagen.
  • No hay que olvidar, hay que aprender a vivir sin esa mascota y hay una cosa que nos ayuda a todos en general que es recordarlo, hablar de él, recordar historias y facetas divertidas.
  • No soy partidaria de remplazar a un animal rápidamente, creo que es más conveniente dejar pasar un poquito de tiempo.
  • Hay algo que a mis hijos les está yendo muy bien y es aferrarse un poquito más a sus otros animales, ya que nosotros por suerte, también tenemos una perrita y un gato. Así, que de vez en cuando nos llevamos a la perrita a pasear a la playa o a cualquier otro sitio.

Estoy convencida de que en familia, con mucha paciencia y con una buena dosis de amor, vamos a superar su pérdida aunque siempre lo recordaremos.

 

 

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *