Ideas y consejos

¿CÓMO ME CUIDÉ EN MIS EMBARAZOS?

Me habéis preguntado en muchas ocasiones por mis embarazos, ¿cómo me cuidé?, ¿cómo conseguí no engordar mucho?, ¿cómo me recuperé?…

Desde el primero momento en que vimos el positivo en el predictor, hay cosas que añadí a mi vida y otras que eliminé por completo. Estaba feliz y emocionada, igual que cualquier mujer embarazada, pero tenía clarísimo que quería seguir sintiéndome bien y tanto el deporte (siempre el recomendado), determinadas cremas y  la alimentación jugaban un papel fundamental en ese momento.

 

 

No engordé mucho en ninguno de mis dos embarazos y cuidarme no me supuso ningún sacrificio.

Mi ginecólogo me explicó que debía coger un peso adecuado, nada de comer por dos como siempre había oído de las abuelas. Y de la misma forma me explicó que el sobrepeso nunca era aconsejable, algo que ya sabía, pero lo que no sabía es que se debe evitar el exceso de peso durante el embarazo para evitar complicaciones durante el embarazo y el parto.

Desde el primer momento me informé de los ejercicios que yo podía realizar en casa y salía a pasear cada día al menos una hora, incluso os cuento que eso ayudó a que mi hijo naciera tan rápido ya que tenía contracciones (algo que no sabía porque era primeriza) y me fui a pasear. Al parecer eso ayudó a que llegase al hospital tan dilatada que no hubo tiempo ni de epidural. Recuerdo la cara de sorpresa de mi ginecólogo cuando lo vi aparecer por la puerta, el pobre no se pudo ni quitar la chaqueta, solo había tiempo para que le colocasen los guantes y sustituir a mi marido que en ese momento estaba de color azul ayudando en lo que podía a la comadrona 🙂

A los veinte minutos de entrar por la puerta del hospital, ya tenía a mi precioso bebé en brazos.

Y sí, soy de las pocas o muchas afortunadas que tienen partos express. Empecé con contracciones como a las diez de la noche pero como era primeriza y no me dolían solo sentía una ligera molestia, pensé que no era nada. Supongo que esperaba algo súper doloroso ya que otras mujeres me había contado su experiencia y me esperaba algo peor. En mi caso no fue así y por suerte a las doce menos diez entraba por la puerta del hospital para que me dijeran que todo estaba bien y quedarme tranquila ya que me faltaba una semana. Para mi sorpresa y la de todos, en veinte minutos nació mi pequeño.

Y con la niña volví a estar de suerte porque rompí aguas durmiendo, me duché, llevamos a mi niño a casa de mi madre, llegamos al hospital y en pocos minutos ya pude ver la carita de mi princesa.

 

 

Es fundamental moverse y continuar haciendo ejercicio de forma habitual, siempre que vuestro médico os lo permita. Pero el deporte no es lo único que se debe tener presente durante el embarazo y no únicamente para coger kilos de más. Yo me sentía ligera, no me sentía hinchada y no se me hincharon las piernas en ningún momento.

El ejercicio físico moderado y de forma habitual tiene que ser complementario con una buena alimentación. Llevar una alimentación sana y equilibrada, es fundamental para la mamá y para el buen desarrollo de nuestro bebé.

Aún hay quien piensa que se necesita comer el doble cuando en realidad lo que tenemos que hacer es alimentarnos mejor. No se trata de comer por comer y consumir calorías innecesarias, se trata de alimentarse bien y de forma correcta. “Hay que comer para alimentar a dos y no por dos”

 

 

Por ejemplo, hay alimentos que son sencillamente azúcar y no nos aportan absolutamente nada o mejor dicho, no nos aportan nada bueno.

Entre esos alimentos se encuentran la bollería industrial, los refrescos azucarados, la fruta enlatada, los cereales azucarados, etc…

Es importantísimo saber como alimentarse durante el embarazo, por eso yo os recomiendo que sigáis al pie de la letra las indicaciones de vuestro ginecólogo.

En mi caso eliminé casi por completo la sal para evitar la retención de líquidos, al igual que eliminé por completo el alcohol y los alimentos crudos. Incluí en mi dieta diaria cereales integrales, fruta, huevos, verduras, hortalizas, carne y pescado a la plancha y por supuesto, lácteos entre otros alimentos.

Me acostumbré a comer cinco comidas diarias sin saltarme ninguna.

Me daba mis caprichos cuando me apetecía, tampoco se trata de ser estricta, pero si un día me pasaba pues al otro compensaba un poquito y listo.

Yo siempre digo que tenemos muchísima suerte, ya que en pleno siglo XXI no hay lugar a muchas sorpresas y al igual que lo planificamos absolutamente todo, un embarazo también se puede casi planificar y digo casi, porque si sois madres sabéis que a veces los niños vienen cuando les apetece y no cuando nosotras queremos, pero tenemos tiempo para empaparnos de todo lo relacionado con la maternidad y conocer todo a cerca del embarazo.

Si buscamos un embarazo cuando estamos realmente preparadas, podemos evitar miedos, disfrutar del embarazo, alimentarnos bien y no engordar en exceso porque luego cuesta muchísimo eliminar esos kilitos que se quedan, porque se quedan 🙂

 

Yo sé que muchas no confiáis en las cremas y pensáis que no hacen absolutamente nada, pero os puedo asegurar que funcionan pero lo hacen únicamente cuando usamos los productos adecuados a nuestro tipo de piel y somos constantes en su aplicación.

Los productos no funcionan cuando se aplican un día y dos no. Yo desde el primer día de mi embarazo comencé a aplicarme crema específicas dos veces al día para evitar las dichosas estrías y tengo que deciros que me funcionaron. Después de dos embarazos, os aseguro que no tengo ninguna estría en mi barriga.

También os digo que durante mi embarazo no usé ningún producto sin antes asegurarme que lo podían usar las embarazadas, así que os aconsejo que siempre consultéis.

 

 

Pues fundamentalmente así me cuidé durante mis embarazos y como podéis comprobar no hice nada extraordinario, únicamente realicé un poco de ejercicio en casa, salía a caminar todos los días, me aplicaba cremas específicas dos veces al día y cuidé mi alimentación.

Y como siempre os digo, en caso de cualquier duda, lo mejor es siempre dejarse aconsejar en este caso por vuestro ginecólogo.

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *