CON MIL OJOS ENCIMA

Rate this post

Trabajo en una tienda de moda y tal vez no os lo creáis pero perder a los niños es algo muy “habitual”.
Soy madre, tal vez de las más exageradas, esas que tienen que sentir a sus hijos en todo momento cuando vamos a la calle, me siento más cómoda si mientras compro llevo a mis hijos de la mano.
Nunca los dejo solos en el parque y siempre intento llegar 10 minutos antes de que abran la puerta del colegio.
¡Así soy yo! y no puedo evitarlo….
A veces lo paso fatal, veo como hay padres, (sin ánimo de ofender) que van con niños super pequeños y están los críos corriendo solos por la tienda, somo nosotras muchas veces las que estamos mirando a los peques por miedo a que se salgan y se pierdan.
Ahora está de moda dejar a los niños sentados en el suelo jugando a la maquinita mientras los padres buscan, eligen, pagan….
Se ha convertido en un clásico ver aparecer a seguridad preguntando por un niño “que se ha perdido”, probablemente las madres que estáis leyendo esto me estáis entendiendo porque a mí se me pone un nudo en el estómago, sin ser míos.
Los críos se despistas en menos de un segundo, no sé como lo hacen pero están a tu lado y cuando te giras han desaparecido, tal vez porque tienen un sentido del espacio, tiempo y peligro muy limitado.


¿A cualquiera se nos pueden despistar?, por supuesto, ninguna estamos libres, pero podemos intentar evitarlo.

Que vaya de la mano, hay momentos que no querrá o no será necesario, pero si por ejemplo, estás en un centro comercial es lo más adecuado.
-Cuando se aleja un poco, no lo pierdas de vista, hay que dejarlo mirar y relacionarse pero sin quitarle el ojo de encima.
Ponle algo llamativo, cuando vayas a un lugar con muchísima gente, puedes ponerle alguna prenda de un color chillón, así cuando mires lo podrás localizar rápido.
-Cuando voy a hacer la compra, intento de convencer a la pequeña para que vaya dentro del carro.
Nunca hagas responsable a los hermanos mayores, seguro que no tiene edad suficiente para responder ni por sus propios actos, los niños son solo niños y la responsabilidad de cuidarlos es de los padres o del adulto que en ese momento este cuidándolo.
-Enséñale su nombre y apellidos.
-Que nunca se mueva, en caso de que se haya perdido es mejor que sepa que debe quedarse quieto, nada de correr a buscar a mamá o papá.
-Cuando tengo que ir a comprar ropa, regalos…intento ir con refuerzos, normalmente mi marido o mi madre.
Policía! mis niños ya saben identificarlos, y mi pequeña me pregunta “mami, ¿son buenos y ayudan a los niños?
Es bueno que sepa que puede dirigirse a un policía y estará protegido.

Os hará gracia pero mi sobrino de pequeño era muy trasto, un niño muy gracioso pero super inquieto y mi cuñada cuando salían a algún sitio con mucha gente ¡le escribía el número de teléfono en el brazo!.
Si lo pensáis es una opción estupenda…

Si vuestro hijo es muy inquieto podéis ponerle una pulserita, que ahora están tan de moda para poner la identificación del niño, alergias, teléfono, cualquier enfermedad o dolencia….
Las podéis encontrar de material textil, resistentes al agua (ideal para la playa) y con cierre de seguridad, algunas vienen en paks de tres y cuestan 7 euros aproximadamente.


Y si a pesar de todo, se nos ha perdido:

-Lo primero es mantener la calma, cosa que me imagino es imposible pero preciso.
-Mientras buscas, grita su nombre.
Describe a la gente como iba vestido para que te ayuden.
Mira a tu alrededor para ver si algo o un lugar en concreto le ha podido llamar la atención.
-Si estás en un centro comercial, busca a alguien de seguridad para que lo llamen por megafonía.

En ese momento nos ataca el pánico y no podemos ver más allá, así que debemos intentar mantener la calma para poder ser eficaces.

Cuando lo encuentres no le regañes, es el momento de abrazarlo y besarlo, ya tendréis tiempo de hablar de lo sucedido y de explicarle que no puede volver a suceder.


Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *