CÓMO ESTIMULAR EL INTERÉS DE NUESTROS HIJOS POR LA LECTURA

Rate this post

Reconozco que leer me apasiona y ese interés y  pasión que tengo hacia la lectura intento de transmitírselo a mis hijos, aunque también os tengo que reconocer que de momento solo lo he conseguido al cincuenta por ciento.

Mi hijo de diez años no encuentra interesante ninguna historia, al menos ninguna de los libros y estoy convencida de que no terminó de leer ninguno de los libros que le hemos comprado, aunque él diga lo contrario. Sin embargo, la pequeña con cinco añitos nunca se duerme sin que antes le hayamos leído un poquito de una bonita historia de princesas y príncipes azules.

Si leemos en voz alta a nuestros hijos desde que son pequeñitos, le estamos ayudando a mejorar la percepción auditiva.

Leer cada noche antes de dormir me hace desconectar por completo, me olvido de todo y no pienso, simplemente me dejo llevar…me meto en el libro y en la historia y aunque muchos no lo crean, me hace dormir plácidamente porque leer antes de dormir nos ayuda a relajarnos, a conciliar el sueño y a dormir mejor.

Entiendo que mis hijos no necesitan esa desconexión, ya que en su mundo todo es tan perfecto y bonito que no necesitan relajarse, pero leer les aporta muchos beneficios y eso intento de inculcarles cada día. Estoy convencida de que leer un ratito cada día les ayuda en su desarrollo, así que intento motivarles y estimular su interés por los libros.

No me gusta la idea de que los niños entiendan que la lectura es simplemente una obligación, algo que aprenden en el cole ya que estoy convencida de que ese pensamiento es el que les hace perder el interés por la lectura y no sienten curiosidad, ni pasión por ninguna historia.

Los niños imitan todo lo que ven, por lo tanto, es importante dar ejemplo y mis hijos ven cada día como  disfruto con la lectura, para mí más que placer es una necesidad. Mis hijos desde siempre han visto lo mucho que yo leo en casa y lo mucho que disfruto con un buen libro, así que cansada de comprar libros en casa y de que mi hijo pasara olímpicamente de todos, hemos pasado al plan B. La Biblioteca.

Planeamos una tarde en familia diferente, en esta ocasión hacíamos algo diferente ya que nos íbamos a visitar la biblioteca pública, algo que para nuestro asombro les hizo bastante gracia. Les hizo mucha ilusión rellenar la ficha para su carnet, se pusieron contentísimos cuando la chica muy amablemente les dio su carnet correspondiente a cada uno y después nos dirigimos hacia la zona de libros infantiles.

Un montón de libros y una variedad enorme donde elegir, algo en lo que estuvieron super entretenidos.

Les preguntamos que les apetecía leer y que tipo de historia y empezamos a mirar libros y libros, mientras tanto ellos encantados y nosotros mucho más. En ese momento, se dan cuenta de que hay un libro donde les explica algo que les interesa o que existen incluso varios cuentos de la sirenita con diferente fin…

La mayoría de las bibliotecas tienen una amplia zona infantil e incluso realizan actividades como contacuentos, además los niños descubren que dentro de ese sitio que parece super serio y donde reina el silencio, también hay un espacio enorme para ellos y eso les gusta, les hace sentirse mayores.

Cuando llegan con su libro a casa, también están acogiendo una responsabilidad porque saben que tienen la obligación de cuidar el libro, de devolverlo el día que toca y hacerlo en el mismo estado que se lo llevaron.

Leer no solo les ayuda de forma intelectual, también lo hace de forma social.

 

Les ayuda a mejorar la concentración, alimenta y desarrolla su imaginación, adquieren vocabulario, mejoran su comprensión lectora, favorece la empatía, mejora la memoria, les ayuda a relacionarse y ganan en seguridad porque saben expresarse mucho mejor.

Como veréis todo son ventajas, por eso yo os animo a que estimuléis a vuestros hijos para que descubran las millones de historias increíbles que les están esperando.

A nosotros, el plan B nos funcionó estupendamente. Han pasado 3 meses desde aquel día que decidimos pasar una tarde diferente y visitar la biblioteca y desde entonces vamos cada semana a por nuevos libros!!

La lectura enriquece y estoy feliz de que al fin mis hijos empiecen a descubrirlo.

 

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *