GOLPES DE CALOR EN NIÑOS, SÍNTOMAS Y CÓMO ACTUAR

Entre ese millón de cosas que no pensábamos ni decir ni hacer cuando fuéramos madres, están las de embadurnar a nuestros hijos en crema solar cada vez que se exponen al sol, porque todas sabemos que con un poco de crema no sirve y hay que echar medio bote hasta cubrir bien toda y cada una de las partes de nuestras pequeñas criaturas.

Pero embadurnar a nuestros hijos en protector solar no es la única protección que debemos llevar a cabo, ya que el sol es genial y nos ofrece unas vitaminas maravillosas, pero también es perjudicial si nos exponemos de forma constante, sin protección y de forma prolongada.

 

 

Evitar los golpes de calor es la segunda tarea que debemos de llevar a cabo los papás para proteger a nuestros niños y es que las altas temperaturas pueden afectarnos a todos, pero los niños y personas mayores son los más vulnerables.

Un golpe de calor se produce cuando la temperatura corporal se eleva superando los mecanismos de regulación de temperatura. Si nos exponemos mucho al sol, se corre el riesgo de perder líquidos corporales, de ahí viene la deshidratación y como consecuencia el famoso golpe de calor.

Ya os hablé en el post anterior de la forma de evitar un golpe de calor en niños y si os apetece echarle un vistazo, aquí os dejo el enlace.

Ya todas conocemos la importancia de evitarlo, pero es fundamental que todos los padres sepamos reconocer los síntomas.

SÍNTOMAS DE UN GOLPE DE CALOR

Se produce un aumento en la temperatura corporal.

En algunos casos aparece la sensación de falta de aire y problemas para respirar.

La insolación, va acompañada de fatiga, calambres musculares, un dolor de cabeza punzante, además de náuseas o/y vómitos.

La piel enrojecida y caliente, pero el niño no suda.

En los casos más extremos podemos notar que el niño está confuso e incluso inconsciente.

¿CÓMO ACTUAR ANTE UN GOLPE DE CALOR?

Si tenemos ni que sea la sospecha, debemos acudir rápidamente al centro de salud más cercano para que ellos evalúen y tomen las medidas necesarias.

Lo que nosotros podemos ir haciendo de camino, es intentar reducir la temperatura corporal y lo podemos hacer quitando ropa y abanicando, no importa si tenemos a mano un abanico, revista o un periódico.

En caso de que no podamos trasladar al niño y tengamos que esperar a los sanitarios, lo mejor es hacerlo en un lugar fresco y colocar al niño semitumbado.

Hay que mojar al niño pero hay que mojar las zonas de más calor como son las axilas, inglés, muñecas y nuca. Y si es posible, ponerle un paño mojado en la frente. En caso de que la temperatura corporal sea igual o superior a 40º lo mejor es dar un baño con agua fresquita.

Y ofrecerle sorbos de agua fresca, no helada.

 

 

 

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *