GUARDERÍAS, ¿SI O NO?

Rate this post

Este es un tema muy “complicado” y bastante personal.
Yo solo os voy a contar mi experiencia como madre de dos hermosas criaturas.

Cuando tienes tu primer niño, te llueven las sugerencias y opiniones por todos lados, el problema es que como todas queremos ser una super madres y darle lo mejor a nuestros pequeños, en muchas ocasiones nos dejamos guiar y no siempre terminamos haciendo las cosas como a nosotras nos gustaría.

Cuando tuve a mi hijo, me pedí una excedencia en el trabajo para cuidarlo, quería estar todo el tiempo del mundo con él, pero el tiempo pasa y llegó el momento de retomar mi vida laboral.
En ese momento, me dejé aconsejar y aunque me daba mucha pena apunté a mi hijo a la guardería tres horas por la mañana, en ese momento tenía dos años y dos meses, a veces no lo llevaba simplemente porque llovía muchísimo y nos daba pena sacarlo de casa.
Mi hijo continuó en la guardería y cuando llegó el primer año de colegio me cogió resfriados y alguna otitis.
Y eso que como todas las mamás, me esforzaba en abrigarlo, darle zumo de naranja para evitar resfriado, lo bañaba una vez que el baño estaba calentito….y todas esas cosas que hacemos las mamás para “proteger” a nuestros amores.
Escucharás de todo, que se hacen inmunes, que se acostumbran,…. el caso es que cuando llega el primer año de cole, casi todos los niños se ponen malos, hayan ido o no a la guardería, evidentemente hay niños que no, pero la mayoría se ponen malos alguna que otra vez.
¿Que se hacen inmunes?, mi pediatra está en contra de las guardería, él siempre dice que no tiene las mismas defensas un niños con doce meses que un niño con tres años.
Pero claro que si le preguntas a otro pediatra, tal vez te dice todo lo contrario, conclusión, que te vuelven loca.
Cuando tuve a mi niña hace tres años, lo tenía clarísimo, yo tengo una reducción de jornada para cuidar de mis hijos y la quería disfrutar al máximo, así que no iría a la guardería.

El problema vino hace un año… mi hija es una preciosa niña súper espabilada y cuando vio que su hermano iba al cole ella pidió ir, así que después de mucho pensarlo decidimos complacer a la pequeña de la casa y apuntarla a la guardería.
¿Qué sucedió?, que la tuvimos que borrar.
Llevaban a los niños malos, no había día que uno de su clase no estuviese malo y como consecuencia mi hija se ponía mala de la garganta.
En dos meses fue tres días, y después de eso y ver que la guardería no ponía medio para evitar que llevaran a los niños malos al colegio (a la guardería no le conviene porque los papás pagan mucho dinero), decidimos quitarla por el bien de mi hija y para dejar de seguir tirando el dinero.

¿Le sirvió de algo a mi hija ir a la guardería?, aprendió canciones, a hacer fila y esperar su turno… la verdad es que no mucho, simplemente porque mi hija es muy espabilada o muy “sabionda” como ella dice y se queda con la copla de todo lo que ve y lo que escucha.
Le gusta mirar libros en casa, le gusta jugar a hacer sudokus (aunque lógicamente no da una), juega a las barbies desde que tiene 11 meses, a aprendido este verano a contar hasta 10, imita a su hermano y cuando el hermano de 8 años ha ido, ella ha ido y ha vuelto dos veces.



Creo que la guardería es ideal para niños tímidos, que no tengan hermanos o que les cueste mucho relacionarse y lo más importante cuando tu horario laboral así te lo exige.
Pero si puedes evitar llevarlo a la guardería, disfruta de tu pequeño o pequeña, dedícale todo el tiempo que puedas, juega con ellos y cómetelos a besos, que para estudiar, a leer y aprender a convivir con otros niños, ya tendrán tiempo.
Esto no es más que mi opinión como seguro que habéis escuchado a mil madres….

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *