Incluir las verduras en la alimentación infantil

4.7 (93.33%) 6 votes

¿Cómo siendo hermanos pueden ser tan diferentes?, si están educados igual y son de la misma madre y del mismo padre 🙂 Seguro que os habéis preguntado lo mismo un millón de veces y más cuando hablamos de alimentación.

Uno rubito, la otra morena, a uno le aterroriza la oscuridad, la otra se ríe, una pide gofre y el otro helado, a una le vuelven loca las ensaladas y al otro el queso…. Pero los dos son monísimos y adorables.

Eso sí, hay algo que todos los niños tienen en común y es la costumbre de ya no querer comerse, lo que antes se comían estupendamente.

Mis hijos han comido verdura desde que el pediatra nos informó que había llegado el momento y desde ese mismo instante, en casa se preparaban unas ollas grandísimas y deliciosas con un montón de verduras deliciosas. Comida que una vez lista, trituraba cuidadosamente y repartía en varios tupex que iban derechitos al congelador. Comidas que lógicamente alternaba con otras para que mis hijos tuviesen una alimentación variada, pero sobre todo muy sana.

 

 

A mis hijos les encantaban esas comidas que contenían muchísimas y variadas verduras, el problema llega cuando crecen (ahora tienen 6 y 11) y entonces cuesta la misma vida que se coman la verdura.

La pequeña se vuelve loca con una lasaña de espinacas y le encantan las ensaladas, así que es más positiva hacia la verdura, pero al mayor tenemos incluso que triturarle la carbonara para que no se encuentre ni un minúsculo trocito de cebolla.

Eso sí, nosotros siempre hemos explicado a nuestros hijos la importancia de llevar una vida sana y una alimentación equilibrada en la que se deben incluir las verduras, así que, aunque nos toque triturar para que no se encuentren nada y se la coman a gusto, lo hacemos encantados.

Si tenéis bebés o niños pequeños ya sabéis lo importante que es una correcta alimentación para el buen desarrollo de vuestro pequeño. El problema es que a veces no se entiende mucho de cocina y esto de los purés llega como por sorpresa, pero tranquilas que si no podéis echar mano de vuestra madre (algo que yo hice 🙂 ), siempre podéis buscar recetas de purés para niños y seguro que vais a encontrar un montón de recetas sencillas y deliciosas.

Desde que un bebé comienza con la alimentación complementaria, yo creo que la mejor opción siempre es preparar las papillas en casa, porque sabemos exactamente lo que contienen, podemos ir alternando las comidas y en el termo se pueden llevar a cualquier sitio sin ningún problema.

Hay purés que están riquísimos como el puré de calabacín con queso, el puré de pescado blanco, el puré con verduras y pollo, pero la variedad es enorme y podéis encontrar recetas de puré de patatas, puré de manzana roja, puré de judías verdes, crema de zanahoria, puré de berenjena, puré de espinaca, puré de calabaza, etc….

 

 

Si a vuestro hijo le cuesta mucho comer purés, podéis empezar por algunos ligeritos pero muy buenos, por ejemplo podéis mirar la receta de caldo de pollo con verduras. Esta receta es muy sencilla de preparar y está riquísima.

 

 

 

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *