LA FELICIDAD ESTAMPADA EN UN RETRATO

A estas alturas casi todos tenemos móviles de alta tecnología, de esos que son capaces de hacer una foto perfecta a la que podemos añadir un montón de filtros maravillosos para convertirla en la foto del año. Pero esto tiene una gran desventaja y es que parece que hemos perdido la costumbre de imprimir nuestras fotos y colocarlas en un álbum de esos enormes y gordos, que luego nos deja momentos tan bonitos e increíbles.

¿Seguro no recordáis ese ratito tan bueno y bonito que sentíamos mirando foto a foto y recordando el lugar o lo divertido del momento?.

Los bonitos recuerdos no se olvidan con facilidad, pero es cierto que el paso de los años hace que olvidemos pequeños momentos, detalles importantes, un lugar maravilloso e incluso llegamos a olvidar el color de ojos de una persona muy especial. Pero todo y más lo podemos recordad gracias a ese álbum, a ese cuadro o a esa foto especial que tenemos o que podemos llegar a tener.

Reconozco que soy super ñoña para estas cosas y me encanta el rollo del típico álbum gordo y os confieso que los tengo y muchos 🙂 El de la boda, viaje de novios, vacaciones, nacimiento de mi niño, nacimiento de mi niña, bautizos, etc….

 

 

Pero hay algo que no tengo aún, un retrato, pero no busco un retrato o foto sencilla en la que todos nos ponemos la típica camisa blanca y el tejano, nos abrazamos y sonreímos. Lo que yo busco es algo más especial, algo como un retrato familiar diferente, que transmita y con el que me identifique.

Nuestras miradas, nuestro amor, nuestra complicidad estampada en algo más que una foto. Busco estampar mi familia en colores y fantasía y eso únicamente lo puedo conseguir con un retrato de este tipo.

No tengo mucha idea sobre este tipo de retratos ya que aún no tengo ninguno en casa, pero descubrí que se puede elegir entre varios tipos de retratos como pueden ser en estilo cómic o realista.

 

 

Algo diferente, pero bonito para adornar cualquier estancia de nuestra casa. Un retrato que nos hace sentir bien, que entendemos y que nuestros hijos entienden.

Completamente personalizado, pintados a mano y por profesionales, como lo son todos los retratos que os estoy enseñando en este post y que pertenecen a Paula Edith, una Argentina que vive en España y que tiene tiene unas manos increíbles.

Estuve navegando por su página y además de sus retratos e ilustraciones que son preciosas, leí algo que me gusto muchísimo y es que asegura que cada día intenta dibujar mejor que el día anterior, así que estoy segura que poner mi foto familiar en sus manos puede ser un estupendo acierto.

¿No os parece una manera maravillosa de conservar nuestros recuerdos?.

 

 

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *