LOS NIÑOS NECESITAN RUTINAS Y TIEMPO PARA SER NIÑOS

Rate this post

Una vez leí que los niños necesitaban rutinas para sentirse seguros y protegidos. Afirmaban que los hábitos repetitivos que les ofrecen su rutina diaria les ayudaba a construir su personalidad y su equilibrio emocional.

 

 

No soy psicóloga infantil y ni me acerco, pero soy madre y puedo comprobar lo bien que mis hijos se amoldan a sus horarios y la seguridad que eso les aporta. Pero seguro que muchos padres que estáis leyendo esto estaréis de acuerdo conmigo en que los niños necesitan rutinas para adquirir algunos hábitos, levantarse a la hora de ir al cole, lavarse los dientes, hacer los deberes, lavarse las manos antes de comer, irse a dormir pronto, etc…pero los niños también necesitan un poco de flexibilidad, necesitan espacio y tiempo para ser simplemente “niños”, jugar, desarrollar su imaginación y dejar suelta su creatividad.

No estoy de acuerdo con las rutinas estrictas ni creo que haya que obsesionarse con que los niños sigan horarios fijos sin flexibilidad.

Desde que nacen, les enseñamos una rutina diaria que hace que nuestro bebé se sienta cómodo, tranquilo y protegido. Esto les ayuda a orientarse y saber que esperar en cada momento, por ejemplo saben que después de la merienda llega un paseo, que cuando se despiertan desayunan, que después del baño viene la cena y después es la hora de dormir…están cómodos y tranquilos porque saben que esperar y sienten que tienen el control de la situación.

Los cambios siempre son difíciles para los adultos pero para los niños los son aún más, por eso mientras siguen su ritmo de vida diario se sienten tranquilos y en el momento en que eso cambia hace un efecto enorme en los niños. Por ejemplo, el divorcio de sus padres o el fallecimiento de un ser querido, hace que esa estabilidad interior desaparezca dando paso a intranquilidad y estrés.

Pero hay algo que con lo que no estoy nada de acuerdo y es con el exceso de rutina diaria a la que se someten a muchísimos niños que se levantan cada mañana pensando en el día tan largo que les espera entre el colegio y tardes interminables entre repaso, idioma y actividades extraescolares. Me vais a disculpar pero no creo que le aporte nada bueno a un niño tener diez actividades semanales, todas las tardes ocupadas en actividades extraescolares, clases de repaso o idiomas.

Mis hijos hacen un deporte cada uno, que les ocupa dos horas semanales y listo, creo que es suficiente al mismo tiempo que necesario, el resto del tiempo para estudiar, hacer deberes, pasar tiempo en familia y un poco de tiempo libre para jugar cada día, aunque saben en que momento pueden hacer cada cosa porque así lo tenemos planificado, sin olvidar que los niños van creciendo y que hay que ir teniendo presente sus necesidades.

Llevar una vida bien organizada y unos horarios bastante regulares cada día, nos beneficia a todos. Llevar una rutina diaria, nos evita discusiones, estados de estrés, enfados innecesarios, berrinches, y además evita una mala conducta ya que todos sabemos lo que hay que hacer y además sabemos que se deben cumplir, por ejemplo hay que dejar de jugar porque llega la hora del baño, hay que bajar a cenar porque se hace tarde para después ir a dormir.

Hoy os hablo de la necesidad de la rutina en los niños pero también es importantísima la rutina en los adultos, creo que es una forma estupenda de vivir más organizadamente ya que de esta forma todo sale mucho mejor, se vive mejor, evitamos tensiones y situaciones de estrés. Estoy convencida de que la rutina es la base de la estabilidad en la vida.

Al final será cierto eso de que los humanos somos criaturas de hábito. ¿Qué opináis vosotros?

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *