Los niños y los móviles

Rate this post

“Cada día los niños comienzan antes”, esta es una de las frases que se escuchan constantemente cuando se reúnen los padres, algo que es muy cierto pero también es cierto que lejos de asustarnos tenemos que entender que la vida avanza y que las nuevas tecnologías hacen que cada día los niños crezcan más deprisa.

Nuestros hijos van a crecer con las nuevas tecnología, que cada vez acaparan más y más, así que es mejor que las sepan manejar.
El problema viene cuando se utilizan mal, muy pronto o demasiado.

 

Ahora que se acerca el día de Reyes, son muchos los pequeños que han pedido en su carta un móvil, muchos tendrán la suerte de recibirlo pero otros ante la negativa de sus padres tendrán que probar suerte el próximo año.
Pero, ¿a qué edad es bueno que un niño tenga móvil?, pues no creo que haya una edad “adecuada” para tener móvil, lo que creo que debemos tener en cuenta es la madurez del niño. Pero por desgracia no todos los padres opinamos igual y nuestros hijos terminan pagando las consecuencias de los problemas familiares, ya que la mayoría de los niños que tienen móvil demasiado pronto es debido a que sus padres están separados.
Yo soy hija de padres divorciados y con 10 años no tuve ninguna necesidad de tener móvil, mis padres se respetaban y se llevaban muy cordialmente así que mi padre nos llamaba a casa sin ningún problema…
Hay otro tanto por ciento que ofrecen este apetitoso regalo como premio por sacar buenas notas y el tanto por ciento restante atribuye el comprar un móvil demasiado pronto a su hijo, a que así lo tienen más controlado.
 
Los padres debemos soportar la presión, ya que nuestros hijos insistirán en que le compremos uno, ya que según ellos, todos los niños de su clase y sus amigos ya tienen uno.
 
Según los expertos, tener un móvil antes de los 16 años conlleva muchas desventajas: altera el sueño, produce nerviosismo, reducción de las habilidades sociales, tendrán carencias lingüísticas y relativas a la expresión oral y además aseguran que el uso masivo de las nuevas tecnologías provoca falta de seguridad.
 
Mi hijo tiene 8 años y solo una vez me pidió uno, evidentemente no lo ha vuelto a pedir ya que le explicamos muy bien y lo entendió, al menos de momento.
Pero cuando llegue el momento, esta son las medidas que tomaremos:
 
– Para comenzar, le podemos dar un móvil que no tenga internet para momentos puntuales, por ejemplo, cuando vaya solo con sus amigos. Es una buena forma de ver como se comporta y que tan responsable es.
 
– Debemos explicarle los riesgos que se puede correr y cuanto peligro hay a través de la pantalla. Es importante y muy necesario que lo comprendan.
 
– Mucho cuidado con las fotos, jamás dar la dirección personal verdadera y nunca aceptar una solicitud de amistad de ningún desconocido. Al igual que no se debe compartir información personal.
 
– Nada de usarlo para jugar entre semana, debemos de estar pendientes de que no se distraiga con el móvil y deje de estudiar ni de hacer los deberes.

 

 
– Prohibido jugar con el móvil cuando se sube y baja escaleras.
 
– Y a la hora de dormir mejor que el móvil duerma muy lejos del pequeño.
 
Un día leí que comprarle un móvil a un preadolescente es como dejar a un niño ir solo a la calle sin saber cruzar la carretera.
Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *