MIS CONSEJOS PARA ENGORDAR POCO EN EL EMBARAZO

Rate this post

Si hay algo que me suelen preguntar muy a menudo es como hice para no engordar casi nada en el embarazo.

Tengo un niño con 8 años, engordé 8 kilos en el embarazo y tengo una niña de 3 añitos y engordé 7 kilos.
No sé si os servirá de ayuda pero hoy os voy a contar como me cuidé y conseguí no engordar mucho.



Tengo que confesaros que yo fui una de esas pijas que se quitaron los tacones para ir a urgencias, estaba segura que si llegaba super divina no me harían ni caso.

Desde que me enteré que estaba embarazada, hay cosas que añadí y otras que eliminé de mi vida.
No fumo así que eso no fue un problema para mí.
Si algo tenía claro es que deseaba a mi hijo como nada en la vida pero no quería engordar, quería encontrarme bien, guapa y sabía que eso se podía conseguir.

No me sentía nada bien, me dieron la baja que se convirtió en la nueva incapacidad laboral durante el embarazo.
Así que no tenía que ir a trabajar pero me movía mucho, cada mañana en casa hacía ejercicios, busqué todo lo que podía hacer y después de la aprobación de mi ginecólogo no descansé ni un solo día.
Cada tarde salía a dar un paseo, aproximadamente de una hora.
Y cuando estaba sentada, hacía ejercicio girando los tobillos para evitar que se me hincharan.
Un consejo de mi ginecólogo, mientras me lavaba los dientes hacía algún tipo de ejercicio rápido, sentadillas o flexionaba las piernas, no estaba parada.
Aunque tenía bastante sueño, evitaba estar a todas horas tirada en el sofá.

Respecto a la comida, no os dejéis engañar, las que tengáis la suerte de tener abuelas os dirá eso de ¡hay que comer por dos! y si hacéis caso este será vuestro mayor error, ¡hay que comer para dos!, que no es lo mismo.
Me gusta mucho comer, pero como bien, evitando las comidas basuras.
No renuncié a las chucherías, que me encantan ni a comer patatas fritas cada vez que me apetecía.
No me puse a dieta ni dejé de comer como hacía, pero evité algunas cositas.

Evité los helados, cuando me apetecía alguno comía helados sin azúcar.
Tengo mucha suerte porque no me gusta mucho el chocolate.

Desayunaba un café con leche desnatada y tostadas o un bocadillo de jamón o jamón dulce, a media mañana siempre comía fruta.
Me cuesta mucho beber agua, así que llenaba una botella cada mañana y hacía el esfuerzo de tomármela durante el día.
Evité los refrescos con gas para no sentirme hinchada.
No probé el alcohol, bebía nestea y alguna vez me bebía una cerveza sin alcohol, que no os recomiendo porque os sentiréis hinchada y muy incómoda, sobretodo cuando te encuentres en el último trimestre.

Nunca comí en plato de postre y si algún día tenía que repetir lo hacía muy gustosa.
Siempre merendaba y me daba mis caprichos de vez en cuando, con deciros que me dio por comer tarta de manzana pero a cambio hacía otras cosas que compensaban.
Cenaba ligero: ensaladas, pollo, revuelto de verduras, pescado… y cuando me pasaba, al día siguiente compensaba y en la comida comía verdura y pollo.
Evité las salsas y si alguna vez me apetecía cogía mostaza, que engorda menos.
Y siempre antes de dormir, me tomaba un vaso de leche desnatada.
Un consejo importante, la sal produce retención de líquido y lo notaréis en los tobillos.

Desde el primer día me puse crema antiestrías y anticelulítica, al menos dos veces al día, os puedo asegurar que no tengo estrías después de dos embarazos.

Nunca me descuidé, estar embarazada o ser madre no es sinónimo de ir como si te hubieses peleado con un mapache ni caminar como el hijo de bambi.
Debemos seguir arreglándonos, maquillándonos, no hace falta que te compres ropa de embarazada (solo la usarás un par de meses y es bastante cara) opta por vestidos sueltos, pantalones anchos, blusas largas y leggins…. y si consigues que no se hinchen los pies NO renuncies a los tacones.

Tenía que ir cada mes a mis revisión con el ginecólogo, y algunos meses no engordaba más que 200gramos!!, y mis niños nacieron sanos y exageradamente bonitos, el peso solo lo cogemos nosotras no ellos y como decía mi ginecólogo “es mejor que salga con 3 kilos y que se ponga gordito fuera” y después de tener al niño sin epidural se lo agradezco y mucho (otro día os cuento como pasé de estar viendo la tele a tener a mi niño en brazos en 20 minutos).

Yo siempre le digo a mis primas “Yo seré pija pero todas me preguntáis para seguir mi ejemplo”….

(Ahora mismo no se me ocurre nada más, pero si recuerdo algo prometo ampliarlo)
Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *