Cómo prevenir las caries en los niños

Según afirman los dentistas, debemos cuidar los dientes de nuestros pequeños desde que son muy pequeñines, exactamente cuando comienzan a comer purés, papillas y otras comidas.

 

Los niños son pequeñas esponjas que todo lo absorben así que si nos esforzamos, conseguiremos que lavarse los dientes entre dentro de su rutina diaria desde que son bien pequeños. Y eso quiere decir, que al menos dos veces al día deben lavarse sus pequeños, escasos y preciosos dientes.

Después del desayuno y después de cenar, son dos momentos en los que la limpieza dental no puede faltar y poco a poco, podemos ir explicándoles que después de la comida también es necesario, pero yo creo que podemos esperar hasta que tengan todos los dientes (aproximadamente a los dos años).

A veces conseguir esa rutina cuesta mucho, pero basándome en nuestra propia experiencia os aconsejaría que lo hagáis como si se tratase de un juego. Por ejemplo, podéis motivarlo comprándole un cepillo chulo y poniéndole su música favorita mientras dure el tiempo necesario para un buen cepillado, de esta forma también controlamos que el tiempo sea el correcto y no se hagan un “rápido lavado”.

 

 

Todos los que tenéis niños pequeños seguro que en muchas ocasiones, os habéis preguntado si debéis llevar o no a vuestros pequeños al dentista y la forma correcta de evitar las caries. Nosotros la verdad es que hemos tenido muchísima suerte, ya que al menos de momento, mis hijos no han tenido ningún problema en sus encías y ningún diente picado, ahora también os cuento que nos son niños de comer muchas chucherías ni se exceden comiendo azúcar.

A mí me dieron un consejo estupendo y aquí os lo dejo: si le queréis dar un dulce lo mejor es hacerlo después de la comida y antes de lavarse los dientes.

Seguro que ya lo sabéis pero las chucherías que más daño causan son los caramelos blandos y los chicles, porque permanecen en la boca durante más tiempo y encima se pegan a los dientes. Durante el tiempo que transcurren en la boca, se generan ácidos que permanecen en la boca aproximadamente veinte minutos.

La mayoría de las visitas que se realizan al dentista en niños pequeños se evitarían si nuestras pequeñas fierecillas se lavaran los dientes de forma correcta, algo que no ocurre en el 33% de los niños ya que se limitan a limpiarse los dientes delanteros y listo. Así que podemos afirmar, que el exceso de azúcar y una escasa o mala limpieza dental hacen que niños menores de siete años ya hayan tenido que acudir al dentista y ya tengan algún empaste.

Controlar el azúcar, lavarse los dientes de forma regular y utilizar pastas de dientes dentífricas fluoradas, son algunos de los factores que ayudan a controlar y evitar las caries. Además de la revisión por parte del dentista, algo que podemos hacer una vez al año desde que nuestros hijos tienen 6-7 años.

Pero muchos de vuestros hijos seguramente llevarán aparatos para corregir algún diente torcido, montado, etc…así que se enfrentan a un reto importante en su vida, ya que deben aprender a cuidar su ortodoncia de forma correcta para que después del tratamiento puedan lucir una sonrisa preciosa y unos dientes perfectos.

 

 

Lavar sus dientes de forma minuciosa, lavando cada diente bien, (ya que el metal puede aumentar las caries)  y tener cuidado a la hora de comer y beber, son algunos de los detalles que deben tener presente.

Seguro que su dentista ya les dejo algunas recomendaciones básicas y necesarias, para que ellos puedan cuidar de sus dientes y de sus aparatos de forma correcta.

Seguramente ya tenéis un dentista de confianza, pero si vivís o necesitáis una ortodoncia en Barcelona, podéis acudir a la Clínica Dental Sonría porque tienen una amplia experiencia y después de revisar a cada paciente, realizan un presupuesto sin ningún tipo de compromiso. Además, la primera consulta y el parking son gratuitos!!!

 

Sígueme y dame un me gusta
febrero 4, 2018

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *