TERRORES NOCTUROS

Rate this post

Este es un tema que preocupa mucho a los papá, sobretodo cuando es tu hijo el que lo padece.
A todos los que somos padres, alguna vez nos ha tocado ir corriendo a la habitación de nuestro pequeño y consolarlo después de una pesadilla.


 Según afirman, al rededor del 80% de los niños que tienen terrores nocturnos tienen un pariente que también los experimentó o  padeció sonambulismo, durante la infancia.

Casi todos los niños han tenido alguna que otra pesadilla, mientras que solo el 6% de los niños han tenido terrores nocturnos, al parecer es más frecuente en niños que en niñas y es más común entre edades de 3 a 7 años.
Los niños son muy sensibles, les afecta mucho los cambios, el fallecimiento, las catástrofes, los accidentes, los ruidos nocturnos, tener piojos, que un profesor te avergüence en público…

Los terrores nocturnos ocurren durante el sueño no REM mientras que las pesadillas ocurren durante el sueño REM.
Un terror nocturno no es un sueño desde el punto de vista técnico y tiene lugar durante la transición de una fase de sueño a otra (dos o tres horas desde que el niño se haya dormido).


Ten en cuenta que todo esto pasará, tanto las pesadillas como los terrores nocturnos van desapareciendo con el tiempo aunque hay que ayudarlos a superarlo porque esto se puede convertir en algo que no superen con el tiempo, impidiendo que se relacione, puede volverse reservado, inseguro….
¿Diferencia entre pesadilla y terror nocturnos?, en los dos casos los niños sienten miedo y peligro, pero cuando el niño tiene una pesadilla la recuerda, no sucede lo mismo cuando se trata de terror nocturno, a veces lo recuerdan vagamente.
Durante el terror nocturno, el niño puede sentarse en la cama súbitamente y ponerse a gritar como si estuviera muy angustiado. 
La respiración y el ritmo cardíaco se le pueden acelerar, puede empezar a sudar, a agitarse porque está asustado, algunos se hacen pipi.
Al ratito se calmará y se vuelve a dormir tranquilamente.

Si tu niño es muy pequeño no podrá explicarte mucho, pero si ya es más mayorcito puedes intentar hablar con él y que te explique sus miedos o su preocupaciones.

Consejos para AYUDARLES a superar sus miedos:
-No debemos despertar al niño porque se sentirá desorientado y confundido.
-Si el niño está muy estresado, muchas tareas extraescolares,…. es mejor reducir el estrés del pequeño.
-Tenemos que pasar tiempo con ellos, a la hora de los deberes o en los ratos de juego.
-Respetar la hora de ir a la cama, acompañarles y leerles un cuento para que se relajen.
-Deben dormir suficientes horas.
-Haz que se relacione con más gente, apúntalo a alguna actividad, visitar a familiares, invitar amigos a casa… se sentirá más arropado.
-Lo más importante, demostrarle cuanto lo amas, abrazarlo, besarlo y tener conversaciones con ellos, para que se sientan libres de contarnos sus miedos, inquietudes o alguna situación que lo lleve a sentirse avergonzado, etc….

Y mi consejo como madre, si tu hijo suele tener muchos episodios, es mejor consultar con su pediatra.

Sígueme y dame un me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *